sábado, 20 de agosto de 2016

Buena suerte, Ruth.

Ha llegado ese día en el que intentas no pensar para no atacarte de los nervios; ¡el día más importante de los JJOO de Río!. La última vez fue desde una pantalla gigante en una iglesia de Londres, cuando no conseguí entradas para el estadio. Entonces, ese cuarto puesto con 2 metros fue verdaderamente dramático.

Ruth no corre, pero salta. Salta TAN bien que lleva más de 15 años siendo una de las 10 mejores saltadoras de altura del mundo. ¿Cómo debe ser eso de saberse la mejor indiscutible en algo?. Han sido necesarios muchos minutos de televisión (y de medallas) para que la cultura deportiva de nuestro país haya abrazado, también, a una de las mejoras especialistas de la historia.

Meeting de Madrid 2013

La saludé por primera vez en la Copa del Mundo de Madrid en 2002, cuando fui de voluntario, y cuando le pedimos una foto nos dijo: "Pero chicos, si la campeona de España es ella" (refiriéndose a Marta Mendía). Después tuve el privilegio de vivir en directo su medalla internacional en el Europeo Indoor de Madrid en 2005 con mi padre y casi 10 años después, disfrutar in situ de su segunda corona europea en Zúrich 2014.



Superviviente de varias generaciones de saltadoras, única atleta española con un Diamante y la más laureada hasta la fecha, está llamada a ser, al menos en nuestras plegarias (!) la atleta española que rompa POR FIN con la maldición olímpica de otros de los nuestros que nunca tuvieron ese reconocimiento (Natalia, Chuso, Yago, Mayte, Berlanas, Martin, Abel, Reyes o Marta, entre otros)

50km marcha en los JJOO Londres

Pase lo que pase esta noche, vamos a llorar por ella y por nosotros, porque tardaremos décadas o más en volver a tener a alguien con semejante talento innato y con esa poco frecuente mentalidad ganadora que tardó algo más en alumbrar.

Vuelta de honor en el estadio Letzigrund de Zúrich 2014
Sin duda, lo más "bonito" de la modesta dimensión del deporte español, es que saboreamos cada medalla de la delegación como única. Y más aún en el deporte rey, el más universal de todos.
Ésta es la medalla que soñamos y que se merece después de tanto tiempo el atletismo español

Buena suerte, Ruth.


*Otros posts relacionados:


sábado, 2 de abril de 2016

Ejercicio de fe. Laredo y Cardiff 2016

Corro igual que escribo en este blog: por sensaciones. Cuando creo que tengo algo que contar y de lo que guardar constancia, pero sobre todo, cuando me embarga cierta emoción, vengo aquí a contarlo. Con esto adelanto ya, que el resultado de los dos grandes objetivos de la temporada ha sido "satisfactorio". Éstos eran:

  • 1-Rebajar mi tope en 10km. Superé con éxito el primer examen en la tradicional y amada SSVI con 33:01. Si bien ésta es la mejor carrera de 10km en el ránking de la RFEA de 2015, el segundo lugar lo ocupa Laredo. Acabo de volver de allí 4 años después de mi debut en la ciudad cántabra en mi segunda tentativa y me he quedado a 3 segundos de mi tope conseguido en 2012: 32:49 neto. En esos tiempos y considerando que conseguí correr en 32 min (por tercera vez, de forma oficial), considero el objetivo cuasi conseguido, pero lejos de saciar mis verdaderas aspiraciones.
  • 2-Rebajar mi tope en media maratón.  Y siguiendo con el alcance y la dimensión de las grandes citas del calendario, más aún después de llevar unos años corriendo y encontrándome ávido de adrenalina y escenarios superlativos para multiplicar las ganas y la motivación, escogí el Campeonato de España de Santa Pola, en enero; y el Campeonato del Mundo en Cardiff en marzo. A Santa Pola llegué con una preparación de 10km y se reflejó en el crono (1:15:01), y a Cardiff acudí adecuadamente pero la carrera vino determinada por las condiciones climatológicas adversas (1:14:05, marca personal).
  • 3-ClasificarNOS para el Campeonato de España de Campo a través por clubes.  No conseguido a pesar de mi digno papel, aunque de ello hablaré en otra ocasión

A la vez, me gustaría señalar aquí que el punto álgido de la preparación de Laredo y Cardiff ha tenido lugar en los meses de febrero y marzo, es una de las épocas más confusas y desconcertantes en mi vida como corredor al encarar una fórmula de entreno más exigente marcada por Vicente Úbeda, mi entrenador desde octubre pasado. Durante más de 3 semanas acumulé tal nivel de fatiga que en días alternos (día de calidad, día de rodaje, calidad, rodaje...) y cuando me tocaba rodar, lo hacía con una fatiga muscular inédita para mí; con la sensación de acumular un cansancio en las piernas que me lastraba más con cada día que pasaba.
Durante 5 semanas también visité al fisio por mi latente molestia en el isquio derecho desde diciembre pasado, y por dos sobrecargas en sóleos y bíceps femoral.
Y por último, y aunque no por ello menos importante, la acumulación de tedio a nivel psicológico al afrontar todas las sesiones de calidad a solas.

Pero pese a todo, el cuerpo lo soportó y aunque yo pensaba que no me recuperaría de ese machaque físico, con la bajada de la intensidad y a falta de 9 días para Laredo, el cuerpo comenzó a apaciguarse y a templarse.
En definitiva, esa vuelta de tuerca en los entrenos para las competiciones de marzo surtió efecto pero cerca estuvo el cuerpo de decir hasta aquí.


10km Laredo 2016

A Laredo llegué descansado pero muy nervioso; y con un cosquilleo en el estómago a medio camino entre el miedo y la esperanza. En la semana previa todo estaba medido para llegar recuperado y con ganas, y el propio día de la carrera, la más importante del año, cada comida y cada paso también obedeció a un estricto plan; hasta el punto de que, pese a llevar aclimatado varios días en nuestra casa de Asturias, llegado a Laredo comí mi tupper de pasta en el coche refugiado del orbayo mientras mi familia lo hacía en un sugerente restaurante local.

Antes de la carrera paseé con mi familia por el solitario paseo marítimo en busca del tan apreciado silencio que mi cabeza pedía a gritos. Suelo darle muchas vueltas a las cosas y mi cabeza se convierte en un hervidero insoportable de cruce de acusaciones entre el yo positivo y yo negativo. Tanto es así que el día de antes hice una lista con toda esta mezcla de argumentos bipolares y el resultado fue un kafkiano cuadro flamenco de neurosis. Y sorprendentemente, decidí ser primariamente práctico: ¡pensar desgasta mucho! así que no pienses. Y de hacerlo, sigue el siguiente orden.

-No pienses
-Sólo importa aguantar. ¡No puedes, quieres!
-3:15, 3:15, 3:15 min/ km es el mantra
*(Sí, bienvenidos a mi chusco approach al campo de la psicología deportiva)

Pero esta perogrullada no es gratuita. Su origen, amén de mi tarita mental, se remite a mi experiencia de sufrimiento en Laredo 2012 y mi consciente preparación mental para afrontar este 10km. ¿Y qué pasó finalmente? que me concentré en escuchar a mi cuerpo y a marcar mi propio ritmo y ello disipó cualquier otro pensamiento amenazador. El lado bueno de entrenar solo es que uno se familiariza mejor con sus sensaciones y no se deja llevar en competición por ritmos impostados.


Ya en zona de salida y tras saludar a Santi Molina, compañero de fatigas desde tiempos universitarios, me uno a Antonio para calentar y me viene estupendamente para aterrizar en el mundo real y aligerar el peso de las expectativas que traemos que no son pocas (y superadas con creces en su caso con un mordisco de 20seg a su MM). Nos colocamos en la salida con tiempo y debido a mis dudas por lo estrcho de la salida, mi sitúo en el lado derecho ya que unos metros más adelante la calle se abre en una generosa curva más espaciosa. Salimos. Y limpiamente.


¡Y ya estamos aquí! pasado el km 2 mi compi de club Diego Moreno me invita a seguirle pero ya entonces decido que mi ritmo es 3:15 a pesar de que en ese momento vaya rebosante de ganas. Casi sin enterarme terminamos la primera vuelta y ya entonces me voy rodeando de otros dos corredores que llevan una cadencia y ritmo casi milimétrico al mío, algo que sólo puede pasar en la mejor carrera de 10km en términos de nivel de España. Pasamos el km 5 en 16:20 neto y me parece un buen dato.


Van cayendo los kms 6 y 7 y no he notado ningún altibajo, mi carrera sigue siendo lineal pero no pienso en otra cosa que no sea aguantar y ser prudente. Ahora sí y llegados al km 8 apenas queda volver a la salida y ya estará todo hecho. En este punto es donde mi cabeza afronta momentos de cierta debilidad pero llegados al km 9 sólo queda ¡aguantar, aguantar, AGUANTAR!.

Hago todo lo que puedo para seguir a los corredores que me flanquean y por fin encaramos la última recta, donde, extraordinariamente, decido que de morir, hoy es el día y esprinto con todo lo que tengo hasta la meta para, a pesar de no contemplar mi tope personal en el marcador, volver a ver los 32 min. Esto, y bromas a parte, es magia para mí como corredor aficionado.

Bajo oficialmente de 33 min por tercera vez, y por segunda vez en Laredo. Tengo que estar contento porque muscularmente no las tenía todas conmigo hace apenas unos días. Y la enorme novedad: por primera en la vida clavo en un gran 10km los dos parciales de 5km: 16:23 y 16:26, ya que siempre, SIEMPRE, incurro en medio minuto más en la segunda mitad. Me pregunto... ¿Estoy madurando? (!!!!!!)


Clasificación >> Aquí 

>>Top Ten CARRERAS de 10 km

1.  LAREDO 2012  32:46 PB 
2. LAREDO 2016   32:49
3. SSVI 2012  32:56
4. COSTA AZAHAR-Grao Castellón 2013  33:01 
5. SSVI 2015  33:01
6. SSVI 2013  33:05
7. SSVI 2014  33:11
8. 10km ROTTERDAM Eurogames  33:18
9. SSVI 2011  33:22
10. 10km ASICS BERLIN 2014  33:29


Mundial de Media Maratón de Cardiff



Desde Copenhague 2014 y cada 2 años, la IAAF ha tenido el gran acierto de celebrar el Campeonato del Mundo de Media Maratón abierto a todo corredor que quiera participar en un evento de esa talla. Las mujeres élite salen 35 minutos antes que los hombres, que salen en la carrera masiva pero desde el lugar privilegiado de la primera línea.

En línea de salida me toca esquivar a dos internacionales que se han caído al darse el pistoletazo: un etíope y el keniata Kamworor, a la postre campeón del mundo de la distancia

Durante los 5 primeros kilómetros no me encuentro fresco; hay mucha gente y no detecto referencias fiables; además entre el km 2 y el km 4 la lluvia es racheada y con viento, pero suave para que lo que vendrá después. No obstante, siempre miro al crono para revisar que no voy por encima de 3:30.


A partir de la primera cuesta y casi llegando al puerto, comienzo a notarme metido en carrera, escuchando sólo mis sensaciones y atravesando los kms 7 y 8 con optimismo en la parte del muro de arena artificial que hay en la bahía. Reina el silencio y la calma y mis piernas aquí van estupendamente. En el km 9 se resiente el ritmo por algunas curvas pero llegamos casi al km 10 a la altura del Milleniun Center, la zona de la bahía más bonita de la ciudad y donde hay un ambiente increíble y el segundo puesto oficial de avituallamiento de las selecciones nacionales. Esto me hace recordar que estoy en un evento único (habrá más medias en Cardiff pero no como gran campeonato) y pienso en positivo, sobre todo al comprobar que paso el km 10 en 34:45 (¡cuidado! tu referencia son los 35:00 min).



A partir de ese momento los kms 11, 12, 13 se me atragantan psicológicamente porque voy corriendo sobre largas carreteras urbanas, sin público y sin un "fin" visible. Por supuesto mis compañeros de viaje van bailando... alguno me pasa... yo paso a otros... Simplemente estoy haciendo MI carrera. Pasado el km 13 volvemos al ruido y al calor del público... ¡hay muchas personas pese a la lluvia!. Me siento muy bien y los kilómetros van cayendo sin excepción por debajo de 3:30... ojalá se mantenga esta racha, pienso entonces.

Pero en el km 16 se cumplen los pronósticos: el temporal Katie se presenta en forma de chaparrón y viento muy fuertes, demasiado incluso para combatir una adrenalina y una motivación que en ese momento también embisten con fuerza.

Cabeza de carrera. Agua everywhere
A posteriori pienso que, de haber tenido que ocurrir inevitablemente, fue mejor que se diese en la parte final y no en la inicial (habría dejado huella anímicamente). De esta forma, y como siempre en estas grandes citas con nuestros objetivos, sigo corriendo haciendo un ejercicio de fe (¿tal vez llevo un margen suficiente en el crono a modo de colchón? ¿Tal vez esto dure sólo unos minutos?). Pero las cosas fueron así: la combinación de agua y viento influye negativamente en mi rendimiento y en el de los demás corredores.

A la altura del 18 la ducha deja de regar a presión y conecto con un grupo del que intentaré no separarme hasta el final: somos 7 y como no hay nadie ni por delante ni por detrás me digo que tengo que aguantar su rueda como sea.  En el km 20, sin embargo, nos damos de bruce con un cuestón ¿WTF? qué junto con la siguiente avenida, en la que nos golpea el viento de frente, consuman una desintegración total del grupo y donde cada uno hace lo que puede dentro de sus límites para llegar cuanto antes a meta.

En mi caso soy todo lo que me queda hasta el final, aunque desgraciadamente el crono que veo en línea de meta no es el que esperaba en mis mejores previsiones. Son 1:14:05, Mejor Marca Personal por 3 segundos pero muy, muy muy agridulces.



Creo que he corrido una de las mejores carreras de mi vida (un buen indicativo es mi marca de 15km en menos de 52 min) pero termino con una mezcla de satisfacción, rabia, orgullo, e impotencia por la mala suerte con la climatología.
Como reseñé en algunas redes sociales, bendigo y maldigo al atletismo que pese a los años, sigue alimentando con desventuras así, mi pique y mi rabia por continuar para dar con la carrera soñada. Son varias personas entendidas las que, como yo, creemos que esta marca no refleja fielmente todo lo que puedo hacer, pero no queda otra que seguir intentándolo.

¡Ah! y ya no se trata de casualidades, sino de causalidades. Y pese al temporal, ahora mis mejores medias tienen en común el elemento "continental" (Cardiff, Vigo, Gijón). Y no sólo hablamos de las mejores medias, hablamos de las únicas medias en las que no he corrido erráticamente. En Santa Pola 2016 o Getafe 2015 corrí en 75 min pero sufriendo lo indecible por otra conjunción de factores (preparación inadecuada, ritmos demasiado exigentes...)

1. Cardiff IAAF World Half Marathon Championships 1:14:05 PB (34:46 - 52:14)
2. Media Maratón Vig-Bay Gran Bahía 2012  1:14:07 (35:07 - 52:23)
3. Campeonato España Media Maratón Gijón 2011 >1:14:57 (35:05 - 52:52)

Por otra parte, y repasando los parciales, me convenzo de que era muy factible, habiendo recuperado bien tras Laredo 7 días después, correr una buena media por debajo de 3:30 min/km con la preparación ad hoc que habíamos realizado en las semanas previas (y no como ocurrió en en el Cto. de España en Santa Pola).

Sea como fuere, ha sido una bonita aventura. A diferencia de Laredo, venía con ganas de correr y sin presión, y no hay mejor muestra de ello que mi sonrisa en los minutos previos a la salida mientras Sebastian Coe pronunciaba su discurso, sonaba el himno galés y presentaban a los atletas internacionales, entre ellos al ídolo local Mo FArah. Como amante del atletismo fue un momento muy especial y de deleite de esos que muy pocas veces se puede disfrutar.

La historia no termina aquí, sino con unos días de mucha lluvia pero conociendo Gales, Bristol y Bath, siempre en compañía de Álvaro, con quien rodé en Cardiff y Bristol, y coleccionando, así, recuerdos en zapatillas en otros lugares del mundo.
Clasificación >> Aquí 
Mi carrera en Strava >> Aquí

miércoles, 30 de diciembre de 2015

10 años de Vallecana, 10 años corriendo


El 1 de enero de 2006 empecé a correr. Tenía un plan. Lo había visualizado la noche anterior y sólo debía esperar exactamente otro año para llevarlo a cabo.

¿La palanca de cambio? Un ruido ensordecedor y una imagen poderosa: la de Paula Radcliffe (campeona del mundo de maratón ese año además de WR holder) con los brazos en alto entrando a meta de la Vallecana Internacional en el Teresa Rivero. Era la Nochevieja de 2005, tenía 19 años y me documentaba con fotografías para un trabajo de la universidad desde las gradas del estadio. 

Algo de todo aquello debió traspasarme y así comencé a correr exactamente a la mañana siguiente, decidido a ser parte de todo eso y a bautizarme en la prueba que me sirvió de inspiración para que una parte de mi vida cambiara hasta hoy.

Al principio corría unos 3-4 días a las semana y tres meses después corrí mi primera prueba, los 10km de la Intercampus, en mi universidad, bajando de 40 min (39:55); y llegado el 31 de diciembre de 2006, lograba mi objetivo de correr la Vallecana entrando en meta con 35:48. Pero esto ya es otra historia...

Este año celebro mi décima Vallecana, que equivale a decir que cumplo 10 años corriendo. Una institución sagrada en mi casa y el nexo que me une con otras personas que disfrutan como yo de esta prueba; algunas además han sabido expresarlo perfectamente en sus blogs como Juanqui o Darío, cuyas crónicas en Myspace también me hacían centellear los ojos justo cuando yo empezaba a correr.

En estos años he intentado reflejar por escrito todo lo que para mí significa esta carrera a través de varias crónicas que rescato aquí por si alguien necesita una dosis importante de motivación para mañana ;) >>

*Pongamos que hablo de Vallecas - SSVI 2013
*La noche más esperada - SSVI 2012
*META 33:22 - SSVI 2011

Y mi historial:

2015 - 33:01  >> 72º
2014 - 33:11  >> 78º
2013 - 33:05  >> 65º
2012 - 32:56  >> 57º
2011 - 33:22  >> 63º
2010 - 34:03  >> 89º
2009 - 35:58  >> 216º
2008 - 35:27  >> 164º
2007 - 35:46  >> 103º y 5º Promesa (SSVP)
2006 - 35:58  >> 89º y 6º Promesa (SSVP)

Es tiempo de sufrir, de volar y de soñar 

Feliz San Silvestre a todos los enamorados de esta carrera.

jueves, 19 de noviembre de 2015

MARTA DOMÍNGUEZ

Como muchos sabéis, Google Alerts es un sistema de notificaciones que te avisa vía correo electrónico de cualquier noticia que se publique en torno a aquellas palabras seleccionadas personalmente en ese motor de búsqueda. Pues bien, durante años yo sólo he tenido una alerta de dos palabras. Las mismas del título de este texto. Podría explicar el alcance de su figura con alguna palabra más si digo que cuando estuve de Erasmus en Praga en 2007 y los amigos extranjeros visitaban mi habitación, pocos se resistían a preguntarme quién era aquella chica del póster que colgaba en mi pared. “Well, she is my idol” solía responderles.


Marta es la mejor fondista española de todos los tiempos. La chica de la cinta rosa. La chica que corría por la cuerda. La senadora del PP. La palentina más internacional. La dopada.

Marta coprotagonizó los años dorados del atletismo español, con epicentro en el año 2002 y en los europeos de Múnich. Fue coetánea de algunos de los máximos exponentes de nuestro deporte como Yago Lamela, Manolo Martínez, Mayte Martínez, Reyes Estévez, Paquillo o Penti. Estos dos últimos, también sancionados por dopaje.

Septiembre de 2008, salida de la Human Race. En la zona de salida, no me doy cuenta de que a escasos metros se encuentra la persona cuya mala suerte hace unos días en Pekín la he vivido como si la de un familiar se tratase

Marta también estuvo allí. En el punto de inflexión en el que las dominadoras del fondo mundial dejaron de ser europeas y blancas para ser reemplazadas por las africanas: Paula Radcliffe, Sonia O´Sullyvan, Gabriela Szabo y Marta Domínguez entregaron el testigo a Dibaba y compañía. Y en años posteriores solía repetir con mucha razón este mantra: “Sin estar al cien por cien, es imposible pelear con las africanas”. Y astutamente escogió volcarse en los obstáculos en 2008 de cara a Pekín, una prueba prácticamente inexplorada y sin agotar, también para las etíopes y kenianas. Pero como a otras figuras mundiales e ilustres de nuestro atletismo como Natalia Rodríguez, García Bragado o Ruth Beitia, siempre le acompañará el anhelo de no haber abrazado la gloria de pisar el podio olímpico.

Álvaro y yo regalando momentos de groupie minutos antes de la final del europeo de Barcelona 2010. Tres meses después se conocía su embarazo y, a las semanas, su implicación en la Operación Galgo

Marta es también un ejemplo de producto de marketing tan poco frecuente en nuestro atletismo. Su carácter castellano, recio y duro, lejos de otras personalidades más expansivas como la de Chema Martínez, no fue óbice para, sin quererlo conseguir el respaldo del gigante Nike: con una imagen muy personal y con unos resultados internacionales inéditos en una mujer española, se convirtió en la embajadora de referencia de Nike España en la primera década de los dosmil.

¡He sufrido y he sido tan feliz con Marta! Lloré cuando se cayó en la antepenúltima valla de la final olímpica de Pekín cuando peleaba por la plata. Padecí enésimas taquicardias en Múnich 2002, Goteborg 2006, Toro 2007 o Berlín 2009, cuando conquistó el oro en finales cuyas crónicas en la prensa siempre coincidían en subrayar “el pundonor” de Marta.

Cumpliendo mi pequeño deseo de correr con ella. Lo hice durante 5 kms en mi amada san Silvestre Vallecana Internacional

Pero sobre todo me he tirado de los pelos en repetidas ocasiones al aflorar en mí ese lado de la deformación profesional. Aunque sórdido y delicado, la acusación de dopaje de Marta fue una crisis de reputación con pocos precedentes en España y a la vez un reto profesional para cualquier experto en comunicación. Pero ¡ay, Marta! Tantas cosas mal hiciste: tu silencio ruidoso y culpable con la operación Galgo; tu desgana para coger el toro por los cuernos y afrontar el chaparrón ante la prensa para comunicar tu inocencia; tu apatía lacerante en el año de tu despedida en Londres 2012, cuando tu indiferencia en zona mixta ante las cámaras de la televisión pública sentenció la misma indiferencia que procura hoy tu imagen entre los españoles, esos por los que, comentabas en Barcelona en 2010, habías de ganar una medalla. Ese elevado concepto que de los colores de tu país has sentido y demostrado se ha tornado hoy en día en desidia popular… ¡Qué pena no haber tratado de acercarte más a la afición cuando pudiste, a esa que siempre tanto te ha querido!

El pasado mes de junio, una cámara recogío mi "poker face" en la salida de la Cursa Bombers de Barcelona. Esto si que fue una resurrección inesperada cuando se pensaba que había colgado las zapatillas después de 2012.

Hacer un esbozo de su travesía judicial sería harto complicado y aburrido, pero sólo querría recatar aquí que las reglas del juego, por fin, se han cumplido. Hoy, 19 de noviembre de 2015, Marta ha sido sancionada por el TAS por los resultados anómalos en su pasaporte biológico. Y no hay nada más que apuntar.

Todos  hemos sufrido sinsabores sentimentales, y aunque siempre nos convencemos de las razones “feas” para recordar aquello que empañó la historia y reforzarnos en nuestra posición, no sería honesto esconder aquellos momentos que, aunque a veces muy breves, nos permitieron conocer, en sentido amplio, lo que es la felicidad.

Algo parecido ocurre con esta decepción tan contemporánea de perder la ilusión y la confianza en el héroe/ídolo en el que creías por haber hecho “trampas” en el deporte… ¡Y cuántos quebraderos de cabeza derivados de esa lucha interna!. La faceta humana que entraña el dopaje es un fenómeno tan apasionante que pagaría por conocer de primera mano “su verdad” y comprender las dimensiones de esa decisión. Un aluvión de factores e ideas peregrinas se me vienen a la cabeza: la influencia que los managers tienen en el atletismo de élite; la cuestión generacional de esos años en el panorama atlético (y ciclista); o el hecho de que, y así lo pienso, el caso de Marta sea sólo la punta del iceberg de una cuestión de alcance planetario. Una cuestión de la que sabemos muy poco porque no sólo trasciende la barrera del tiempo (los avances van por delante de los sistemas de control y detección) sino la económica y la del bolsillo de los agentes que diseñan el efectista espectáculo de deporte de primer nivel.

Berlín 2009. El logro más importante: ser campeona del mundo en 3.000m obstáculos

Marta es y ha sido muchas cosas. Pero la más importante es que encarnó el paradigma de atleta que yo quería llegar a ser. La que protagoniza ese vídeo de youtube que pones 2 minutos antes de salir a entrenar, cuando estás ya enfundado en tu ropa de invierno, para conseguir un último chute de motivación. La línea que cerraba el círculo perfecto entre el aficionado al atletismo y el corredor amateur ávido de aliento que comenzaba a soñar con bajar de 40 minutos en un 10km.

No sé si Marta “persona” leerá algún día esto, pero si así sucediera ahora o dentro de 30 años, me colmaría como pocas cosas poder charlar con ella. Hasta ese momento, nos seguiremos viendo en ese limbo inconsciente en el que a veces se dan cita amigos de la infancia de los que llevas años sin saber nada pero que vuelven a tus sueños con el mismo aspecto y espíritu de entonces. En su versión más pura y original, como la primera vez que les viste.

Budapest, verano del 98...








viernes, 3 de julio de 2015

El peor final de un 10km

Fin del reto Santa Pola y fin por ende, también, de la trilogía de 10kms de esta primavera-verano 2015. Un resabio amargo pero liberador ahora que se han acabado las presiones y las exigencias.
Una temporada atípica con dos partes:
Agosto 2014 - enero 2015 >> (3 semanas de descanso activo en febrero por circunstancias profesionales) >> Febrero 2015 - julio 2015

-Era la primera vez que orientaba y planificaba la preparación para estar fino en mayo y junio de cara a hacer buenos 10kms (ERROR>>Calor)
-Era la primera vez también que en lugar de centrarme en una única prueba aislada de 10km, me proponía tener dos reválidas para rentabilizar un hipotético buen estado de forma; ¡qué felices me las prometía!.
Me las prometía felices (...)
Qué mala suerte que lo haya hecho cuando las marcas han estado tan lejos de mis expectativas. Y qué pena cuando después de machacarte tanto en los entrenamientos, éstos no se traducen en el resultado que esperas. Alejarme tanto de mis marcas también me ha provocado muchas dudas porque acostumbro a tener bastante regularidad.

Me convencí de que en Santa Pola todo podía ser diferente: ni el calor, ni la humedad ni las inseguridades iban a enturbiar mi carrera. Incluso cuando en la salida los allí presentes estábamos chorreando de sudor. Fui optimista hasta la médula y cauto en los primeros kilómetros: según mi Garmin marcamos el km 5 en 16:30, muy parecido a Barcelona 15 días antes (¡si pudiera hacer la siguiente mitad en el mismo tiempo...!).

Pero a partir del km 7 me cuesta cada vez más y ya a partir del 8 lo voy pasando realmente mal... repetidamente pienso no me gusta correr. No dejo de mirar agónicamente el Garmin  para ver los metros que llevo y los que me faltan para llegar a meta, pero a pesar de la tortura física y mental sólo me adelanta un corredor. En los últimos 200m me pasan tres corredores pero es que mi cuerpo ha sobrepasado su límite y esprintar ya no me preocupa nada, palmadita en la espalda para ellos.

Y cuando parecía que el infierno había acabado, llega la parte en la que empiezo a marearme; me siento en el suelo pero tengo una angustia que no me deja respirar ni descansar; no hay tos como de costumbre, sino un bajón físico del que me cuesta recuperarme unos 25 minutos. El esfuerzo con este calor me ha pasado factura y parece ser un hecho objetivo que hizo bochorno del bueno.

Sé que el puesto no es malo ya que los jugosos premios económicos junto con los bonus por bajar de 30 (100€) y 32 min (50€) en hombres han atraído a corredores muy buenos como los ocho primeros clasificados, que son marroquíes, ugandeses y keniatas. Pero no me consuela ese puesto 31, ¡quería terminar de otra forma! 

Durante el mes de julio bajaré el pistón e intentaré correr "disfrutando" en alguna prueba corta; ¡se acabaron las tiradas largas!. >> La clasificación, AQUÍ

Y algunos recortes de prensa local con noticias sobre la carrera y las duras condiciones por el calor. ¡Hasta la próxima!


jueves, 25 de junio de 2015

CURSA BOMBERS 2015


La Cursa Bombers viene haciendo ruido desde hace bastantes años como uno de los 10km más rápidos de Barcelona. Este año, además, y por primera vez, se posponía del mes de abril a junio y se celebraba, también por primera vez, por la noche, concretamente a las 21:00 horas. Nike consolida así su calendario de grandes carreras comerciales con sus versiones de invierno (SSV) y de verano (Cursa Bombers) en las dos grandes urbes del mercado español.

Nike no deja indiferente a nadie. Las dimensiones de sus eventos son pantagruélicas y no siempre cosechan la aprobación de los participantes por su precio y por los servicios al corredor. En la Cursa, por ejemplo, ha trascendido el culo de botella que se montó en la meta y el atasco épico que se montó en línea de llegada incluso antes de pisar la alfombra de medición de tiempo.


En cualquier caso, cuando accedí al primer cajón (sub 37 min), sentí una emoción parecida a la de La Vallecana de 2006, cuando corrí mi primera Vallecana Popular desde el primer cajón. Excitación e incertidumbre por correr por primera vez en esta ciudad tan especial para mí. Detrás de mí 18.000 corredores entre los que se encuentran Álvaro y Héctor, con los que comparto mucho más que una tarde de verano. Delante, una treintena de atletas de élite entre los que se encuentran Nacho Cáceres o ... atención, Marta Domínguez. Bien, este dato me deja ojiplático porque no acierto a comprender esta resurrección. Algún día escribiré sobre lo que la figura de Marta Domínguez representa para mí y las reflexiones subyacentes.


Comienza la carrera y la salida se produce limpiamente. Dos kms muy favorables por Paralel en 3:08 y 3:15. Los kms 3, 4, 5 caen a 3:20 -3:25 aprox mientras recorremos los últimos kms del maratón europeo de 2010 cuando Chema fue plata continental y nosotros estábamos in situ agitando la bandera. Esos recuerdos imprimen optimismo en mi cabeza y seguimos a buen ritmo en compañía de otro atleta. Las piernas van bien y marcamos 16:33 en el ecuador de la carrera (firmo si clavamos la segunda mitad en un tiempo similar).

Sin embargo, los kms 6 y 7 se me atragantan un poco  (3:27) con algunos muy leves repechos y con el cambio de dirección. Cada vez se nota más el calor y la humedad y muestra de ello es que durante una carrera de 10km hay hasta DOS avituallamientos, teniendo que hacer uso de uno de ellos a pesar de que en 10km nunca me lo pide el cuerpo. No hay demasiada animación pero sí bandas de percusión que algo nos reavivan. Por otra parte observo ya 5 o 6 atletas que "han muerto" en carrera; parece que hay "algo" que está pasando factura. 

Quedan escasos dos kilómetros y aunque he pinchado algunos segundos por kilómetro, no siento unas sensaciones, digamos, malísimas. El llano se alterna con el falso llano y el km 9 se me hace literalmente, eterno. Llega la última curva y, aunque aprieto, parece que no llega nunca la línea de meta, que además se encuentra en ligera subida. Para colmo me va a tocar apretar los dientes para bajar de 34 min y lo sufro hasta el final. Finalmente termino en 33:59 con la honrilla de estar en los 33 min pero, francamente, golpeado nuevamente por la decepción (esperaba menos) y las dudas (¿qué he hecho mal respecto a otras preparaciones?).

Afortunadamente ahí están mis amigos y resulta más sencillo aterrizar de nuevo en la realidad y preocuparme por disfrutar del post carrera con un ambientazo junto a la playa muy muy guay. Disfruté mucho el resto de fin de semana en compañía de mi anfitriona Erika, pero no rematé la empresa como yo esperaba.

En unos días y tras intentarlo en la Carrera del Agua y la Cursa dels Bombers, viajo para participar en los 10kms Internacionales de Santa Pola para intentar rematar la temporada como llevo esperando mucho tiempo. Entretanto se anuncia una ola de calor, pero ¿y qué? hay que ir a por todas pese a este ciclo "raro" en mi distancia favorita.

Para bien o para mal, pronto conoceremos el desenlace. Sólo queda alegrarse por lo vivido y volver algún día a correr por la ciudad olímpica, ¡hasta pronto! fins aviat! :)





martes, 19 de mayo de 2015

Tapia a Todo Trapo (TTT)

Muchos años corriendo en Madrid; tantos que necesito nuevos paisajes y sensaciones para animarme a correr con ganas y con dorsal. La Vuelta a la CdC (Gran Premio Turismo de Tailandia) es una suerte de metacarrera dentro de la Casa de Campo: es una competición que se desarrolla sobre un recorrido mítico para varias generaciones de maratonianos madrileños, incluyendo a mi padre, que en esos rodajes largos de 30 km se han exprimido sobre este circuito nada fácil. 

Es la tercera vez que competía en la Casa de Campo después del Cross Canguro 2006 y la esperpéntica carrera del Banco Santander 2011 (todo un despropósito).  Conocía casi todo el recorrido y era consciente de su dureza y de los toboganes que hay en los primeros kilómetros, pues algunos findes entreno por allí con Álvaro pero recortando la distancia a 14km. Me coloqué en la salida, en definitiva, con mucho respeto ante el temor de no regular bien.


Salimos muy tranquilos y marcamos los primeros kilómetros llanos en 3:40; es decir, íbamos precavidos. Poco después de que comenzaran los toboganes más allá del zoo, José Félix a.k.a El somalí, se va hacia delante y yo, como de costumbre, me guío por mis sensaciones. Parece que detrás tengo a otros corredores, pero queda tanta carrera por delante que paso de pensar en estrategias; yo voy a mi ritmo, subiendo y bajando ligerito y sin pensar en nada más.

Pasado el km 7 hay un kilómetro muy favorable que conduce a Garavitas y después llega  la primera rampa de tapia propiamente dicha... En este punto, sigo escuchando a alguien sonarse los mocos por detrás, así que nunca bajo la guardia. Yo regurgitaba a menudo por un catarrazo que me afectó bastante la semana anterior e incluso El Somalí tosía a menudo. Es decir, un cuadro.


Por fin y casi andando, corono la tapia reina (jodó) y poco después ya estamos junto a las vías del tren. Entro en territorio desconocido porque nunca he bordeado la Tapia por aquí y tengo miedo de perderme porque no llego a ver a nadie por delante. No obstante siguen cayendo las señalizaciones de los kms y muchos ciclistas que también hacen deporte, me animan.
  
Aún quedan 5 kms y pese a que el perfil es relativamente favorable en esta parte de la carrera, noto que no puedo apretar... ya acumulo fatiga muscular, y no sé si me estoy volviendo loco pero sigo escuchando a alguien sonarse... ¡qué pesadilla, qué estrés! pero no puedo mirar atrás... es una premisa que me impongo a mí mismo siempre para no perder ni la concentración ni el control.


Siguen cayendo muy lentamente los kilómetros y falta de 3 kilómetros sufro lo indecible por el calor, la boca de trapo, los repechos inesperados y la manía persecutoria del moco. Llegamos al asfalto y me siento como si pesara 20 kilos más.. alguien me anima por mi nombre pero no tengo ni idea de quién es... a falta de un kilómetro decido girarme y no veo a nadie así que echo el freno y "me relajo" porque quiero llegar a la meta con una sonrisa y no con mi rictus de destrucción.


Llegamos al Lago y por fin se termina el suplicio tras 16,6 km. Mis padres me reciben con saltos en meta y entro en 1:02, dos minutos después que el ganador, y a 25" del tercer clasificado, el bombero con congestión nasal. El cuarto corredor llegó 2 min después, por lo que a posteriori cabría haber pensado en un buen tandem con el tercero durante la carrera, pero uno, salvando mucho las distancias, siempre lleva a una Radcliffe o a una Pavey dentro: no destaco por mi final, así que me conviene ir al ritmo medio más elevado que las piernas me permitan (espero que futuros rivales no lean esto, estoy poniendo todas mis cartas sobre la mesa! jeje)

Fue una alegría inesperada, puesto que no contaba con estar delante en una prueba larga y exigente para mí; una satisfacción enorme agradecerle a mi familia su apoyo subiendo al cajón; y un entrenamiento serio que me llevo, con una media de 3:45. Las clasificaciones, AQUÍ.

El 12 de junio nos lanzaremos a probar la versión veraniega de mi amada SSVI: La Cursa del Bombers, los 10km más emblemáticos de Barcelona que por primera vez serán nocturnos y en el mes de junio. Nike me tiene emocionalmente secuestrado al menos una vez el año. Veremos si no se convierte en un síndrome de Estocolmo.